Saltar al contenido

Ramón Masats y su legado en la fotografía española

El pasado lunes 4 de marzo de 2024, Madrid se despidió de una de las figuras más influyentes en el mundo de la fotografía española, Ramón Masats. A sus 92 años, Masats dejó tras de sí un legado imborrable, marcado por una mirada crítica, irónica y humorística que capturó la esencia de la España de su época.

Nacido en Caldes de Montbui (Barcelona) en 1931, la pasión por la fotografía de Masats surgió durante su servicio militar, donde descubrió la revista Arte Fotográfico. Desde entonces, su cámara se convirtió en su aliada inseparable, explorando las calles y rincones de España con una curiosidad insaciable. Tras unirse al Grupo AFAL en 1957, Masats se convirtió en parte de una nueva ola de fotógrafos que buscaban renovar el panorama de la fotografía española. Su trabajo, junto a colegas como Gabriel Cualladó y Paco Gómez, se convirtió en una ventana a la realidad social, cultural y política del país durante la era de Franco.

A lo largo de su carrera, Masats exploró diversos temas a través de su lente, desde los sanfermines hasta la vida cotidiana en las calles de Madrid. Su capacidad para capturar la espontaneidad y el movimiento se refleja en cada una de sus imágenes, transmitiendo vida, emoción y, en ocasiones, una crítica sutil pero contundente.

Aunque en 1964 dejó la fotografía para adentrarse en el mundo del cine documental, su legado en este arte se mantuvo vivo a través de sus más de 40 documentales para TVE. Sin embargo, fue en 1982 cuando Masats regresó al mundo de la fotografía con una fuerza renovada, publicando una serie de libros que se convirtieron en referentes en el medio.

El reconocimiento a su trabajo llegó en forma de numerosos premios, incluyendo el Premio Nacional de Fotografía en 2004 y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes en 2006. Pero más allá de los reconocimientos, el verdadero legado de Masats reside en sus imágenes, que han trascendido el tiempo y se han convertido en testimonios valiosos de la historia, la cultura y la sociedad española.

Hoy, su memoria perdura en cada una de sus fotografías, que forman parte de las colecciones de los principales museos y centros de arte del mundo. Aunque su partida deja un vacío en el mundo de la fotografía, el legado de Ramón Masats continuará inspirando a generaciones futuras de fotógrafos, recordándonos la importancia de capturar la realidad con una mirada única y auténtica.